29.1.09

Acerca de la sombra I

IAyer un buen amigo me envió el enlace del libro titulado Encuentro con la sombra, de corte junguiano; uno que ya había leído pero que me viene bien releer. Sin entrar en detalles, y como sabreis, diré que la sombra es nuestro lado oscuro, lo que permanece inconsciente, algo así como nuestro Mr. Hyde privado.
A propósito de eso hoy por la tarde pensaba en la extraordinaria capacidad que tiene Internet para dar a conocer la sombra. La gente suele decir que no hay nada mejor que el encuentro cara a cara, y es verdad sólo hasta cierto punto, porque los encuentros no-virtuales entrañan riesgos; riesgos que no pueden ocultarse detrás de una máscara. En la vida real la gente se va con tiento, pero en Internet no. Es más fácil dejar salir la sombra con un desconocido, que hacerlo cara a cara, ya que esto supondría unos riesgos que normalmente no estaríamos dispuestos a correr en la realidad. No digo que en todos los casos sea así, pero suele suceder.
Con lo cual, y en lo que respecta a la sombra, Internet es un excelente medio para darle rienda suelta escudándose el interfecto detrás de la etiqueta de Anónimo. Más sincero es el Anónimo (sin firma, por supuesto) que no tiene nada que perder a la hora de soltar su Mr. Hyde, que el Juan de los Palotes que por tener nombre y apellido suele dar la cara sólo a medias, por temor a "quedar mal". Con el primero uno se entera bien de lo que se cuece al otro lado de la máscara, que en ocasiones puede ser francamente terrorífico. La máscara, pues, no oculta: muestra. Y lo hace con total impunidad.
Tratándose de sentimientos, claro, ya es cosa bien distinta. Afortunadamente, y siempre que quepan.

7 comentarios:

Nur dijo...

Pues el libro es interesante...
No es fácil leerlo del tirón, necesitas tiempo para "asumir" ciertos capítulos... pero es una lectura imprescindible!

Besos

Fata Morgana dijo...

Sin duda, Nur, yo ahora estoy con dos a la vez y Encuentro va lento (para colmo es virtual) pero es imprescindible, sí. Sobre todo para los escorpianos, jeje ;)
Besones.

Anónimo dijo...

Hola, Fata Morgana, vengo del blog de Vandalia.
No sabía bien qué poner porque, si te soy sincero, me sorprenden MUCHO tus rarezas. Y ojo, que lo digo sin ánimo de crítica, así que tómatelo como un elogio. Cuando te encuentras a alguien con cierto puntillo, pues en parte desconcierta y en parte como que inspira un cierto... ¿temor? En fin. Esto es ecléctico, sin duda, pero me gusta, porque intenta ser integrador. ¿Es mi sensación o solo me lo parece?
Un saludo.
Juan Manuel

Fata Morgana dijo...

Hola, Juan Manuel.
No sé a qué te refieres cuando hablas de ecléctico e integrador, quiero decir, que si te refieres a que esa sea mi intención, pues... es sólo mi periplo vital actual en lo que respecta a ciertas cosas, no voy mucho más allá en mis ambiciones.
Un saludo, y gracias por pasar.

Lilith, la Eternamente Libre... dijo...

Hola hoy hablaba del mismo punto con una gran amigo, y también me gustaría hacer un post al respecto en mi blog, el internet (dejando atraz sus cosas buenas) es cierto que ha servido como catarsis de muchas personas, el anonimato que tiene, hace de esto una fantasía, un mundo aparte, y sobre todo que la gente se "descare" y muestre sus perversiones, su decadencia, su mierda como si fuera en algunas ocaciones algo de que enorgullecerse, es raro que en la vida real alguien se muestre autentico, pero aquí aflora la sombra, el anima oscura, hay blogs que el área de comentarios parece mas un basurero o un excusado por la cantidad de atrocidades que se escriben en ellos, y siendo realistas, esto habla de que la represión esta a la orden del día, y que las masas no son tan libres como creen. un saludo excelente blog.

Fata Morgana dijo...

Concuerdo en cada palabra, Lilith.
Abrazo.

Ana di Zacco dijo...

Hola y gracias por tu visita y comments. Veo que por aquí hay mucho que leer.
Respecto al tema de la sombra internáutica, y basándome en mi experiencia de bastantes años, quisiera apuntar la posibilidad de que en ese tipo de interrelaciones hay DOS alternativas preferidas: (1) la que dices tú (el anonimato como escudo), la falacia amparada en lo virtual, etc. y (2) lo opuesto, la naturalidad amparada justamente por el mismo fenómeno. Bueno, al menos yo llevo observados ambos. Un afectuoso saludo.